“En ese momento los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron:
― ¿Quién es el más importante en el reino de los cielos?
Él llamó a un niño y lo puso en medio de ellos.  Entonces dijo:
―Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos.  Por tanto, el que se humilla como este niño será el más grande en el reino de los cielos.” (Mateo 18: 1-4)

Muchos actúan como niños en la vida de forma inmadura, como que huyendo de sus responsabilidades. Teniendo miedo de crecer y convertirse en lo que Dios quiere que seas.

Más con respecto a la fe, actúan como si supiera de todo, como si no necesitan ayuda.

¡Aunque tenga 20,30,40 años voy a depender siempre de Dios y de mi fe!

Pues vivimos haciendo elecciones y todas tienen que ser en la fe, pues cuando así lo hacemos hasta lo que era para salir mal da cierto, lo contrario también es verdad.

Ser niño en la fe es siempre tomar la Palabra de Dios con buenos ojos y de mente abierta, como el hijo que oye a su padre, no queda debatiendo, pero confía pues sabe que él daría su vida para protegerlo.

Vamos a aprovechar esta campaña para quedarse en la dependencia de Dios y siempre confiar en Él, oír a los padres y no deshonrarlos.

Cuando confiamos totalmente en Dios estamos seguros y protegidos nada puede herir ni perjudicarnos.

 

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here