“(…) el pecado yace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo.” Génesis 4:7

La pornografía ha sido a lo largo de los últimos años (más especialmente con el ascenso de Internet y el acceso fácil y gratuito a la información) un silencioso y grave riesgo a la inocencia y al correcto y sano entendimiento sobre el sexo.

Con un clic en el ordenador, smartphone, tablet u otra pantalla conectada a Internet, cualquier persona incluyendo niños, tienen acceso al más amplio contenido que la red mundial de computadoras puede ofrecer. Y en medio de todo eso, pornografía de todo tipo y para todos los gustos sin ninguna censura o filtro, 24 horas al día y gratis.

En el último encuentro de los Brothers, ese fue el tema abordado, reflejando principalmente sobre las peligrosas consecuencias del consumo de ese tipo de contenido. La reflexión fue hecha con base en el documental “Pornografía en el Cerebro”.

Las investigaciones ya atestiguan las similitudes de los efectos del vicio en pornografía y masturbación con el vicio en drogas y bebidas. Además de los perjuicios que tales prácticas pueden traer para las relaciones personales y principalmente para la vida espiritual.

“Es cierto que somos seres humanos, con necesidades, deseos, voluntades e impulsos, así como los animales, pero la principal diferencia entre nosotros y ellos es el autocontrol. Podemos controlar nuestros instintos, y cuando percibimos que no tenemos fuerza para disciplinarnos hasta el matrimonio, tenemos a Dios en la forma de su Espíritu para ayudarnos en nuestras debilidades.” _Mentor Adriano Silva, BA

Los participantes del encuentro compartieron experiencias y la concientización se concluyó con las orientaciones de los mentores, la unción en los ojos y la búsqueda del bautismo con el Espíritu Santo.

Al final, los Brothers hicieron el mismo juramento que el Rey David hizo en el Salmo 101.3:

“No pondré cosa indigna delante de mis ojos; (…)”

Por David Boni

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here