Antes de responder a esta pregunta, vamos meditar en algunas personas de la Biblia.

¿En cuál momento Moisés volvió a Egipto para liberar al pueblo?
Cuando Dios ordenó.

¿Cuándo David asumió el trono de Israel?
Cuando Dios dijo que era el momento cierto.

¿Cuándo los discípulos salieron por el mundo para predicar el evangelio?
Cuando ellos recibieron el Espíritu Santo.

¿Cuándo Jesús vino a la tierra como hombre a morir por nosotros?
Cuando el Padre ordenó.

¿Cuándo Abraham salió de su casa y dejó a su parentela?
Cuando Dios lo llamó.

En todos estos ejemplos, vemos que las personas solo tomaron alguna actitud cuando tuvieron la aprobación del Padre.
¿Por qué con nosotras sería diferente?
Sabemos que muchas hijas tienen el deseo de salir de casa y, probablemente saldrán un día por causa del trabajo, estudios, casamiento, etc.
El momento cierto para salir de casa, no es cuando quieres vivir tu propia vida, o para tener libertad de hacer tus propias elecciones sin dar explicaciones a nadie.
La hora cierta de dejar a tus padres, no es cuando te quieres librar de ellos.
Salir de casa solo resulta bien, cuando esta actitud es tomada por obediencia a Dios, como fue con Abraham.
El problema no está en salir de casa, pero sí en hacer eso sin la bendición de los padres.
Cuando no existe la aprobación de ellos, esa decisión te traerá dolores.
La obediencia nos trae protección, seguridad y garantía de la bendición de Dios sobre nuestras vidas.
No veas a tus padres como un peso, ellos no lo son. Dios, por medio de Su misericordia, te dio la oportunidad de nacer en un hogar cristiano. Sin problemas de vicios, peleas o cualquier tipo de angustia que este mundo ofrece.
Entonces aprovecha el tiempo que tienes con tus padres, cuida de ellos, disfrútalos y sé la mejor hija que puedas ser.
Si lo que deseas está de acuerdo con la Palabra de Dios, debes tener fe y creer que lo mismo será revelado a sus padres. Y cuando llegue la hora cierta de separarte de ellos, será como Abraham, Dios te mostrará y aun te guiará para donde debes ir.
No te olvides.
“Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres; porque esto es justo. 
Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa, para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.” (Efesios 6:1-3)

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here